Dios nos da la oportunidad de cumplir con la Gran Comisión en Haití y otras naciones.
Es un privilegio participar en el plan de salvación de Dios.